sábado, 31 de diciembre de 2011

breves palabras para mis amigos y amigas a propósito de las fiestas navideñas



Por azar y buscando las palabras adecuadas para despedir el año que termina y saludar con una pizca de optimismo el año que comienza escuché una entrevista que le hacían al ex director de operaciones de la NASA y una de sus reflexiones me llamó la atención y definió sin duda la linea de la carta que les dirijo. 
A la pregunta del periodista sobre si creía en la existencia de los OVNIS luego de haber dirigido las más importantes misiones espaciales que el ser humano a llevado a cabo, el ex funcionario de la agencia espacial norteamericana respondía con un rotundo No. Su respuesta categórica fue acompañada de una explicación sencilla que, según él, es fruto de más de 30 años de experiencia en cosmonáutica. Decía algo más o menos así, 
“si hubiese vida inteligente extraterrestre con la suficiente tecnología para llegar hasta la tierra lo primero que harían seria observarnos, estudiarnos, aprendernos...cuando descubrieran nuestro modelo de organización y el carácter de nuestra civilización tomarían la decisión de destruirnos por el bien del universo, llegarían a la conclusión de que los seres humanos somos un virus universal...de suerte que si aún seguimos aquí será porque todavía tal inteligencia no existe o no nos ha descubierto....”
A partir de su reflexión que comparto plenamente pude llegar a otra conclusión, la mía personal, a una conclusión si se quiere alentadora, y es que entendí que no existía una categoría navideña a la que creí pertenecer, la de los huraños, la de los pesimistas, la de los parcos. La de quienes detestamos las francachelas opulentas de unos cuantos frente a las carencias de otros muchos miles o millones, de quienes pensamos que para expresar cariño, gratitud, fraternidad o solidaridad no se necesita esperar a que la tierra de una vuelta en torno al sol. Qué somos entonces? yo creo que somos un puñado creciente de entusiastas que espera a que exista esa vida extraterrestre que venga, que nos estudie y ....ya saben, o por el contrario de lo que decía el ex funcionario, que espere a que nosotros mismos hagamos el trabajo de borrarnos del mapa, en ello estamos y vamos por buen camino.
Pero que no se preste esto para confusiones, no es una actitud pasiva, entre tanto podemos hacer cosas, no por la humanidad sino por dignidad. Podemos seguir luchando, podemos seguir resistiendo, podemos seguir hostigando a esa clase dominante y depredadora que controla y se carga el planeta, podemos seguir riendo y celebrando las pequeñas victorias, insisto, no por una cuestión de humanidad sino por la terquedad de plantarle cara a quienes persisten en el empeño de mantener el orden de las cosas aún cuando éste nos lleva al precipicio.
A los testarudos, a los pesimistas/realistas, a los luchadores y luchadoras, a toda la gente que pelea desde su convicción por un mundo diferente, por lo menos mientras vienen los extraterrestres, a todos ellos y a todas ellas un fuerte abrazo de fin de año. 
Yo despido el año y saludo el nuevo con la convicción de que seguiremos entusiastas en la lucha, alegre de saber que cuento con amigos y amigas pesimistas, testarudos y parcos, pero alegres, combativos/as y coherentes, por todo ello si que hay un motivo por el cual celebrar.
Felices fiestas.


Juan Carlos Villamizar Alarcón

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada